Los aceites para el cabello son productos indispensables para mantener a raya el encrespamiento, nutrir los cabellos y darles brillo. Sin embargo, se aconsejan para quien sufre de cabello particularmente graso.

A este respecto, hemos consultado al peluquero Alberto Brunelleschi, que nos ha dicho "no sugiero el uso de aceites para quien tiene el cabello más bien graso, pero si se desea utilizarlo de todas maneras por los beneficios que pueda aportarle, el consejo es aplicarlos sólo sobre las puntas, si se tienen los cabellos largos, y comprar aceites sin silicona para no sobrecargarlos".

Nosotros aconsejamos siempre elegir el aceite adecuado, consultando y fiándose de los profesionales que, en base a vuestro tipo de cabello, podrán daros los consejos más adecuados.

De hecho, se dice que con los aceites hay que tener paciencia para encontrar con calma los productos que mejor satisfacen las necesidades de nuestra piel, en parte porque distintas características del aceite pueden afectar el resultado, como la cantidad que aplicamos, el tiempo de colocación y como realizamos el lavado.

Descubramos entonces, nuestros consejos sobre cuáles son los aceites para el cabello más eficaces en el mercado, sus propiedades reestructurantes y protectoras.

En el mercado se encuentran disponibles muchos aceites para el pelo, de distintas calidades y propiedades, con lo cual, siempre es posible encontrar el más adecuado para nuestro cabello.

Los aceites pueden ser utilizados de muchas maneras, según las necesidades particulares del cabello o las exigencias de la época, que pueden cambiar según la estación.

ACEITE DE COCO

En pleno verano, con los cabellos sometidos a diversos estrés (lavados más frecuentes, sol, sal, cloro), es más indicado un aceite reestructurante que puede ser aplicado de la piel a las puntas, tanto sea como máscara pre-champú o como producto final del styling.

Por ejemplo, el aceite de coco, rico en vitamina E, utilizado como máscara incluso sobre la piel, previene la caída del cabello, revigoriza el tallo e hidrata el pelo. Debido a que retiene la humedad, es particularmente indicado en caso de cabellos crespos.

ACEITE DE SEMILLAS DE LINO

Si tenéis el cabello con caspa, escoged un aceite ligero pero rico en Omega 3, que ayude a eliminar el problema, como el aceite de semillas de lino. También en este caso, el aceite de semillas de lino puede ser de valiosa ayuda para obtener cabellos fáciles de peinar y con brillo, si es utilizado como máscara tras el champú, o como anticaspa, si se lo utiliza como mascarilla sobre la piel. Si queréis hacer una máscara con semillas de lino, os aconsejamos humedecer el cabello y aplicar el aceite sobre el cabello pero no sobre la piel, para evitar que se engrase demasiado, envolved los cabellos en una toalla húmeda y dejadlo durante 30 minutos; luego lavadlo con un champú que sea delicado.

ACEITE DE JOJOBA

Es un aceite ligero, perfecto para utilizar en cabellos finos y delgados porque no los sobrecarga. Es un aceite de destacadas propiedades fortalecedoras, que actúa como antibacteriano natural y combate la caspa y la sequedad de la piel, dando brillo y suavidad sin engrasar. Es útil también para quien pierde mucho pelo, ya que ayuda a las glándulas sebáceas a realizar una producción normal que, cuando es excesiva, no garantiza un crecimiento natural del cabello.

ACEITE DE ALMENDRAS

Otro aceite muy utilizado siempre y con excelentes propiedades, es el aceite de almendras que, aplicado sobre el cabello todavía húmedo, sella la fibra formando una capa protectora que evita la pérdida de agua. Está indicado especialmente para cabellos rizados y crespos, pero otorga brillo y suavidad a cualquier tipología.

ACEITE DE ARGÁN

El rey de los aceites para el cabello es el aceite de argán, un aceite protector con múltiples funciones. Rico en vitamina E y en ácidos grasos, reestructura el cabello reforzando la queratina. Garantiza un brillo y una suavidad sin igual, manteniendo también el cabello ligero.

Es fenomenal si se lo utiliza en el mar como aceite protector del cabello: en este caso, distribuidlo por toda la melena antes de la exposición al sol y después del champú vespertino aplicad también algunas gotas, tanto por todo lo largo como en las puntas; de este modo tendréis los cabellos suaves, fáciles de peinar y listos para realizar un tocado. Si también estáis entre las que no renuncian nunca a la plancha, el consejo es elegir una plancha de la línea "Argan", como Elegance Argan, que exalta las propiedades del aceite. La placa está revestida en turmalina, un material que se desliza velozmente sobre los cabellos, reduciendo su exposición al calor, y emite de manera natural iones negativos.

Elegance Argan

La plancha diseñada para usarse junto con el aceite de Argán, incluido en el envase, con la que conseguirás resultados extraordinarios y un peinado perfecto